lunes, 3 de agosto de 2015

EL CONEJITO DE DURACELL LECTOR

Estoy más feliz que una perdiz! (a la par que triste por que se haya acabado). Me pude acabar el libro que me estaba leyendo! "El umbral de la eternidad", de Ken Follet. La tercera y última parte de su última trilogía. Me encanta!!!! Es que habla justo de la parte de historia contemporánea que me fascina. Un mini-tocho de 1143 páginas o así. Los tochos han sido siempre lo mío :) Pero ayyyy! lo que me ha costado leer éste. He tardado cerca de un mes, que diréis: pues vaya cosa! no es mucho tiempo... pero para mí sí que lo es. Yo eso antes me lo hubiera podido terminar en mucho menos, jajaja. Y por qué no he podido esta vez? Los problemas cognitivos. Una barbaridad cómo tenía que ir página adelante, página atrás, para recordar hechos, nombres, relaciones, parentescos. Más el tiempo perdido en leer algo e intentar recordar lo anterior y las conexiones sin necesidad de releer. Al final, iba más lenta que una tortuga. Y sé que no es para tanto, pero la verdad es que cuesta un poco hacerse a la idea de que ya te puedes ir olvidando de los tiempos en que te leías libros así en na' y menos, sin necesidad de tener que rebobinar porque no había problema alguno en recordar lo ya leído. Ah! y añadamos el calor y sus efectos este verano! Cuando de pronto te nublas, notas así como una persiana que se baja de golpe, todo se queda en penumbra y lo único que te apetece es dormir... eso no ayuda tampoco! jajaja. Llevo el verano entero sintiéndome como el conejito de duracell pero sin pilas. Pero el hecho objetivo es que me lo acabé ayer!!!!!!!! Y ahora ando en busca y captura del siguiente que va a caer. El que tiene todas las papeletas por ahora es "El Quijote", que ya va siendo hora de que lo lea!

Por si no se nota, me encanta leer! Cómo un libro te permite sumergirte en él hasta tal punto que olvidas todo lo demás, lo que te rodea. A la lectura he de agradecer el haber podido tirar muchas veces en que me he venido abajo. De vez en cuando hay altibajos 'lectores', y estos problemillas de coco me hacen ser más tiquismiquis con los libros elegidos. La falta de concentración te lleva a leer a veces cosas que antes quizás no te hubieras planteado, libros algo más intrascendentes o libros trascendentales que tardas demasiado en leer, como me pasó con "Twelve years a slave". Pero ey! Al final caen!

Y mira, este verano que estoy tan... tan... hecha un asquito ;) la ventaja es que cuando me nublo, cambio libro por capítulo de Juego de Tronos, que me estoy poniendo al dia. O en su defecto, alguna otra cosa que tenga grabada. Si es que no hay mal que por bien no venga! También tengo grabado "El mundo en guerra", que me tiene como loca! Pero en momentos así, casi que mejor aplazarlo porque hace falta estar despierto.

Hay que buscar alternativas según el momento y cómo te encuentres. Cuesta hacerse a la idea de no poder hacer lo que quieres hacer cuando quieres hacerlo. Pero si tienes diversas opciones, siempre es mejor. No tienes que dejar algo por otra cosa que no te apetezca. Sólo cambias lo bueno por otro algo bueno! Y lo está diciendo alguien con una vida un tanto decadente :P Así que si yo puedo encontrar alternativas, todos podemos!!!