martes, 18 de agosto de 2015

LA MANO FANTASMA...

Por fin parece que llevo un par de días en que empiezo a sentirme algo más normal!!! No 'normal' al 100% ni de lejos (eso hace ya 7 años que no) pero ufff! puedo estar con los ojos abiertos con mucho menos esfuerzo, lo cual es todo un logro, jajaja. Ya era hora! Lo positivo? que ya queda menos verano!!!!!! :) Todo lo demás continúa, en mayor o menor medida. Acabo de levantarme un momento y la cabeza es como si de repente tuviera una presión extraña la mar de original. Pero en mi cabeza sigo manteniendo esa idea, de alguna forma hay que animarse! Estaba acordándome de lo muy diferente que fue el verano pasado. Para empezar, no estuve como este año ni de lejos! Sí, el calor no sienta bien pero podía salir y entrar (no como éste, que parezco un molusco dentro de su concha!) porque además, por primera vez en todos estos años, encontré a alguien que me ayudaba en todo, llevar la silla de ruedas, buses pa'rriba, buses pa'bajo, que no tenía  coche él, ayudarme en los servicios cuando yo no me apañaba, ayudarme con la comida cuando salíamos... Y todo ello, y he aquí lo más sorprendente de todo, sin ni siquiera tener que pedirlo!!! Adquisición innata o algo que incluso podríamos denominar como... empatía! Y tener aquello duró lo que duró el verano y poquito más. No llegó a Navidad la historia. Porque lo bueno si breve... no? Me da la sensación de que aquello fue algo así como un espejismo en medio del desierto que apareció para que al menos pudiera decir que había experimentado lo que es sentirse una persona 'normal' (que lo soy) haciendo cosas 'normales' al menos una vez en mi vida post-E.M. Este ya se ha parecido algo más a lo que suele ser mi vida habitual! jajaja. Aquello duró poco para que no me acostumbrara, que eso no es bueno! Es cierto que me han invitado a cosas, pero teniendo en cuenta que no podía salir, porque NO podía (tampoco es que ahora esté para tirar cohetes...) pues nada, en casita. Dar las explicaciones pertinentes agota. Y mucho. 

A ver... cómo explico lo que me pasa a veces, últimamente con mucha frecuencia (y no es algo que me influya para salir eh? esto en particular no, pero tiene su punto... no gracioso pero sí curioso). Estar leyendo, con un libro en las manos. Poneos en situación. Yo sentada y un libro cogido con ambas manos. Hasta aquí normal, no? Y estás emocionada leyendo, abstraída en la historia en la que estás inmersa. O intentando con todas tus fuerzas mantener la concentración, que también puede ser. Y de repente... dónde está mi mano izquierda? Quién está manteniendo el libro? Yo no! No siento la mano. Y entonces decido mirarla fijamente, en un 'tú a tú', y tras un ratito observándola... ahí está de vuelta! Hasta que tienes que elegir entre mirarla a ella o al libro. Intenso debate ético y moral! La verdad es que es una sensación que oscila entre lo incómodo, lo desagradable y lo aterrador momentáneamente. Y ahora bien, vuelvo a preguntar, cómo comentas eso (en caso de tener a quién) sin que te tomen por loca? jajaja. 

Como siempre digo, si algo no se le puede negar a esto es su originalidad y constante sorpresa. Un huevo kinder de toda la vida pero a lo bestia! Quién espera un conejito troceado que has de montar? Eso está pasado de moda! Mucho mejor elegir entre la mano fantasma, la sensación fantasma de turno, quedarse nublada como si te bajaran las persianas internas...