lunes, 28 de mayo de 2018

A DORA LA EXPLORADORA LE DUELE LA CARA DE GUAPA QUE ES

A ver, soy consciente de que soy guapa. ¡Es más que obvio! Las filas de hombres atractivos haciendo cola a la puerta de mi casa lo certifica. ¡Un agobio que llegan a ser! ¡Uffff! Pero no hacía falta llegar a una demostración inequívoca... Totalmente innecesaria. ¿Conocéis el dicho ése de 'te duele la cara de guapa que eres'?. Pues resulta que soy tan tan guapa, ¡que el otro día fue literal! Lo del dolor de cara... lo otro es algo más discutible, jajaja. 

Como creo que queda claro, lo mío hasta el momento es algo así como una esclerosis espasmódica. Parezco el hombre orquesta. Desde el comienzo de esta apasionante (que no agradable) aventura esclerótica. Tooooodo el cuerpo, en un momento u otro, ha vibrado y vibra cual latido del corazón, del que por cierto, yo tengo 2!!!!! Mi corazón vulgar, el que tiene todo el populacho, el izquierdo, y mi corazón de reciente adquisición, el derecho. Ese corazón espasmódico que me convierte en un ser especial y único (o casi) aunque espero que nadie más lo sufra, más que nada porque ahí entramos en la categoría espasmos muy muy porculeros y dolorosos, forma parte justo de esa categoría que con los años ha ido ampliándose de forma alarmante y nuevamente, innecesaria. En los primeros años estaban esos otros espasmos, pertenecientes a la categoría, mucho menos beligerante, espasmos graciosillos. Y hoy día, aunque ganan por mayoría aplastante los primeros, sigue habiendo de los segundos. Qué tiempos cuando te hacían reir y no  pasar noches en vela, vomitar, acordarte de la familia que parió a vete tú a saber quien a la par que los instintos asesinos te corroen lentamente. 

A lo largo de estos casi  10 años, siempre he sufrido de pequeños dolorcillos de cabeza, no achacables a jaquecas ni nada por el estilo. Dolores de estos que requieren un análisis profundo para llegar a encontrar una forma comprensible de explicarlos. Con el tiempo, la experiencia y que una es muy lista (a la par que bella cual camella), fui siendo consciente de que se trataban de espasmos. Increíble pero cierto. ¿Espasmos en la frente? ¿Espasmos en la zona mandibular que hacen que te confundas con dolor de muelas? ¿Espasmos en la parte superior de la cabeza, así como en pleno cráneo? Pues sí. Que no haya miseria. No se me podrá acusar jamás de no hacer las cosas a conciencia, ¿eh? Pero ya estoy acostumbrada a eso. Forma parte de mi vida cotidiana e intento, siempre que sea posible, no darle vueltas. Si ocurre, piensas en que ya se pasará y a otra cosa mariposa. Pero hace un par de semanas ni mariposa ni otra cosa ni na' de na'. No hay otra manera de explicarlo: me dolía la cara. Frente, cuencas de los ojos, mejillas que tocabas y parecía que estaban haciendo un unplugged y pasándoselo en grande... Tocaras donde tocaras, aquello parecía el "chunda chunda" de la movida madrileña. Fue un día movidito ;) Menos mal que ya no volvió a pasar. La movida madrileña, porque lo demás se va turnando habitualmente. 

Y más reciente aún. Algo que continúa. A ratos, a oleadas... incluso con días de calma. Otros no tanto. El otro día me sentí (y me siento) en fase Dora la Exploradora en busca de explicaciones a síntomas que si ni nosotros sabemos auto-describirnos, imagina para que alguien sano te medio comprenda!: os describo lo que hasta el momento he conseguido describir pero sigue sin ser exactamente lo que es. Una especie de picotazo como por la clavícula, cuello....Al principio parecía picor, ¿uno de esos que te dan y no logras localizar pero te vuelve loca?  Pero no es picor (tras desollarme por todos lados, llegué a esa conclusión). La sensación se extiende como si fuera un relámpago por todo el brazo. Todo esto en el lado izquierdo. Pensé (y sigo pensando) que se trata de alguna disestesia o algún rollo de esos. Como no es nada constante y ni tan siquiera diario, lo dejo estar hasta que se lo comente al neuro en la próxima revisión para cuando mi yo Dora la Exploradora debería haber encontrado alguna forma mejor de describirlo... y si no, a fastidiarse que para eso cobra! jajaja. La fisio el otro día me estuvo tratando por si fuera algo causado por esta estupenda espalda y cuello tan poco problemáticos debido justo a los espasmos constantes. Espalda y cuello podrían perfectamente ser declarados 'zona sísmica constante' y a causa de ello, casi ni se notan contracturas ni nada de eso (Sarcasmo, por si alguien no lo ha pillado). El caso es que ahí sigue todo así que... Otro misterio digno de Iker Jiménez!