viernes, 26 de junio de 2015

CALOR Y MÉDICOS... GRAN COMBINACIÓN!

Os había mencionado lo bien que me... nos... sienta el calor? Pues eso, jajaja. Y lo bueno está por llegar, cuarentaypico se esperan estos días, el paraíso en la tierra! Y también os había mencionado lo de mi rodilla no? Pues ahora podemos utilizar el plural, que tengo unas rodillas muy solidarias y la izquierda dijo 'que vamos a dejar sola y abandonada a la derecha? de eso nada! yo hago el sacrificio y la acompaño!'. La derecha seguía su trayectoria, cada vez más frecuente, de no dejarme caminar la mitad de los dias pero de repente, ya ni recuerdo bien si fue la semana pasada o la anterior, a la izquierda le dio por doler en un punto que no me permitia ni flexionarla para sentarme ni tan siquiera en la cama , y ya ni os cuento el suplicio para sentarme en el wc!!! manía que tenemos de usar esa cosa! Y bajar las escaleras, qué gran experiencia cuando por un lado me pasaba eso y en la derecha tenía espasticidad en el muslo, que para que os entendáis es como si estiraran el músculo a tope así en plan como quien estira un elástico hasta que le rebota y le da en toda la cara? pues eso. La cuestión es que la rodilla izquierda no me había molestado lo más mínimo hasta entonces y ya me empecé a "preocupar" por el futuro , más aún cuando me duelen las dos estando quieta pará sentada o con las piernas en alto. Y ya estoy perdida porque obviamente y sin necesidad de estudiar medicina sé que la rodilla derecha me la estoy fastidiando (igual que la cadera) de caminar mal y la otra del trabajo extra que tiene desde hace 7 años pero el caminar mal no va a cambiar, al menos a día de hoy (espero y deseo que haya nuevos descubrimientos en medicaciones y en cuanto a la enfermedad en sí pero hay que centrarse en lo que hay en este momento y ser realista, y ese realismo nos lleva a pensar en lo mejor para sobrellevar lo que tengo ahora mismo... la gente a eso lo llama pesimismo, yo lo llamo realismo y pensar en el  día a día...). Pero lo que decía, estoy perdida porque por un lado lo ideal es hacer cuanto más ejercicio te sea posible, mejor y encima ahora que puedo caminar más y algo mejor!y por otro te dicen 'no fuerces las rodillas!', que es básicamente lo que tengo que hacer si camino, entonces.... qué hago????? Decidí pedir hora para el médico de cabecera y fuimos (recordad que lo de ir sola a los sitios pasó a la historia!) el miércoles pasado. Total, me vio y dijo que tenía gdgferehjfghda (vamos, que si pretendéis que os repita el nombre técnico, mejor esperáis sentados :P), que las rótulas se están desplazando... ya que yo no puedo, ellas se han tomado la independencia de su mano, jajaja... Y nada, que nada de subir y bajar cuestas, lo cual es fantástico porque este pueblo es toooodo cuestas, esta a los pies de Sierra Nevada (lástima que no tengo foto de las dos cuestas a ambos lados de mi casa... cuando pueda hago alguna y os lo enseño para que veáis que no exagero. A veces me siento como si estuviera más aislada que Heidi en la casa de su abuelito! ;), así que los pocos paseos que daba por aquí, na de na!. Resulta que el jueves, tal que ayer, me tocaba la revisión  con el neurólogo (que por cierto, todo perfecto... ya que nadie me ha preguntado salvo mi abuela, pues yo lo digo para que el cosmos me escuche, jajaja). Le comenté lo de las rodillas, puso en el informe que tenía dolor intenso, lo cual es como una exageración, que no es para tanto! además, se camufla con los demás dolores! y me mandó al traumatólogo, que tengo el martes que viene. Sí, esa misma cara de pasmo se me quedó a mí de que dieran cita tan tan tan rápido. Debió haber alguna anulación y tuve suerte!!!!! Y para completar la semana, el viernes tengo que pasar el tribunal. Qué ilusión que me hace! Pero aunque no me apetezca un pijo ir al médico ni que mande ni férula ni nada como me dijo el neuro, mejor pensar de antemano en esos detalles. Ya os contaré qué me dice y si es simpátic@, que paso de médic@s bordes!

Lo que sí que me dio algo de bajón es lo de siempre, no tener a nadie a quien contarle esas bobadas. Y pensar que estoy haciendo un esfuerzo inmenso que nadie se imagina por no venirme abajo, por aprovechar las escasas ocasiones que me surgen de poder salir a tomar un café, para que en esencia todo siga igual. Qué apetece? Quedarte en casa haciendo lo que te apetezca porque para qué esforzarse? Para tener que decir que todo va maravilloso porque si se te ocurre decir que te duele el dedo meñique, es por gusto, porque eres una quejica y no tienes asumida la enfermedad, jajaja. Qué perdida estoy! En todo. Llega un momento en que no sabes cómo actuar... y como veo que empiezo a  hablar de más y lo último que quiero es dar penita, y además me ha entrado un mareíllo súper chulo deduzco que por el calor, os dejo hasta la próxima que vendré cargadita de novedades (... o no?) médicas!