viernes, 1 de noviembre de 2013

HAZAÑA #2 Y BROTE...

Tras una mala semana (dentro de una mala temporada) de brote, hospital, bolos de cortisona... cansancio, efectos pufff! de la cortisona, desánimo... empezaré por contar mi hazaña #2!!!! Siempre mejor lo bueno que lo no tan bueno no? Esta hazaña es hasta más tonta que lo de hacerme un par de sandwiches, subírmelos y cenar sandwiches taladrados por las uñas! Pero a mí me hizo mucha ilusión: poder ponerme unas zapatillas que me había comprado hará casi cinco años pero de cordones, tonta de mí! Vas aprendiendo a "manejar" la enfermedad con el paso del tiempo y en su inicio, una vive en la ignorancia y hasta te compras zapatillas de cordones cuando no puedes ni utilizar la mano para coger esos cordones. Pero el hecho era que se acababa el verano y estábamos ya con el tiempo este tonto que ni chicha ni limoná y me dio por intentar ponerme mis zapatillas súper chulas y cual no sería mi sorpresa cuando digo: eh! intentemos atarnos los cordones! Y resulta que con muuuuucho esfuerzo y peleillas con los cordones, al final me ataba mis zapatos como un niño al que acaban de enseñarle a hacerse el nudo de los zapatos. Justo fue en una semana de médicos, y había que verme a mí tan orgullosa de atarme los cordones delante de los médicos... que tenían que esperar? porque a ver, rápido lo que se dice rápido, no es que lo haga... pues que esperen!!! y la ilu de atarme unas zapatillas tras cinco años sin poder hacerlo? Son mini mini pequeños pasos para la humanidad!!!!! Si hay algo que te enseña esta enfermedad (imagino que como muchas otras) es a valorar esos pequeños detalles a los que no habrías prestado atención de otro modo. Damos tan por hecho tantas cosas!!! Porque a ver, quien se para a pensar ni tan siquiera en el simple hecho de atarse unos cordones o de hacerse un sandwich? ;)

Lo del brote vino después de la ilusión, jajaja. Con esta temporadita en que tuve el cambio de dosis en el tratamiento y que me está matando, empecé a tener sensaciones raras. En primer lugar así como en la parte del pecho y espalda, como si te apretaran con un cinturón o algo así. Los guiris lo llaman "el abrazo", y la verdad que es una definición bastante aceptable. Ya me ha pasado otras veces... se ve que me ha cogido cariño! Pero las sensaciones raras tambien aparecieron por los brazos, las manos que como que se ponían ardiendo, como si toda la sangre se concentrara en ellas y luego quedaban como cuando pasas de tenerlas heladas y entras a un ambiente mucho más cálido y se te cortan?? Explicaciones extrañas verdad? Pues decídmelo a mí! Que me tiro las horas y los días hasta encontrar un símil más o menos útil para explicarme! jajaja. Te entra complejo de estar loca! Lo peor fue que una tarde me entró cosquilleo en la cara y eso no me gustó un pelo!!! Así que nada, al día siguiente ve al hospital, que el neuro te vea, te mande los bolos, tres días yendo a que te pinchen el gotero en la vía que te dejan puesta durante tres laaaaaaaaaargos días y ayer acabé! Ahora sólo queda aguantar los efectos secundarios de la cortisona: la cara parece una luna llena, la cara colorada, la comida no me sabe a nada o sabe falta, el aire sabe horrible (y no, no estoy loca!), el agua es imposible beberla a no ser que le eche limón, el estómago duele, está raro, te da la sanción de que te va a salir una larga llamarada si abres la boca... Nada! lo de siempre! jajaja. Es... original!! Ahora toca esperar a que se pase prontito.

Así que con esta temporadita que llevo, mucho mejor centrarme en mis grandes hazañas, no os parece??