miércoles, 11 de septiembre de 2013

BLOG/PSICÓLOGO

Mmmm... voy a escribir esto y aún no estoy segura de que vaya a publicarlo. Lo escribí en parte anoche, en la cama a las tantas, ya os lo dije! q lo mio es inspirarme a horas intempestivas!! Y no se si publicarlo básicamente porque no quiero que parezca que me paso el día quejándome, porque no es así, en serio, pero tambien es cierto que tampoco es que tenga muchas más posibilidades de desahogarme. La gente siempre dice "no te guardes las cosas para ti!" pero es que no diría yo que tenga muchas opciones más, jajaja.

La cuestión es que como ya visteis ayer, no tuve una gran tarde... y en general, no están siendo los mejores días. Pero al leer el post de ayer seguramente hayáis pensado: pues vaya cosa! es una chorrada! Y sí, en cierto modo y sin tener en cuenta el contexto, lo es... el fin del mundo desde luego no es, jajajaja. Son muchos los conciertos que me he perdido y aquí sigo, lisiada pero sigo! :P La cuestión es que cosas así me hacen pensar más de la cuenta. Mira que practico para no hacerlo! pero nada, que a veces no hay forma, que me lo ponen muy difícil, jajaja. Y es que una bobada así me lleva a pensar en que nunca he tenido demasiada suerte en el tema "amigos". Supongo que algo tendré que ver yo, ya parto de esa base. No sé qué hago mal pero obviamente algo hago mal, pero casi nunca he llevado lo que se supone que es el prototipo de "vida normal"... Tampoco ha sido anormal, la verdad, pero quizá sí se ha salido de la normalidad de la gente que he conocido a lo largo de mi vida con problemas económicos , laborales, de mis padres que a partir de cierta edad parece que se notan más cuando la gente decía de hacer algo o de ir a algún sitio y tú no podías. Lo gracioso es que mi hermano sí que tenía amigos que le ayudaban a pagar, a traerlo en taxi y lo típico, lo cual ayudó para comprobar que no era yo la que pretendía un imposible... yo me llevé a la gente que si había problemillas de ese tipo, mejor pasaban de ti... Pero bueno, siempre hubo alguna época mejor. Lo peor vino en la facultad cuando empecé a dar las clases particulares... qué tiempos! Para que veáis que no soy tan vaga como pueda parecer hoy día eh??? jajaja. Me levantaba a las 6 de la mañana, facultad de 8 a 14.30 (en general...), llegar a casa a eso de las 16.10 o así y tener al primer alumno esperándome que la clase empezaba a las 16.00! Así que de almorzar, poco... clases hasta las 21.00... hacer lo más urgente para el día siguiente, cenar, dormir poquito y otra vez en pie! Y los fines de semana obviamente a estudiar... Ey! pero los viernes solía acabar media horita antes las clases! Bueno, algunos años, jajaja. Salía un ratito los viernes y sábados pero no todos los que hubiera querido porque a veces estaba tan cansada que a lo mejor me quedaba dormida... soy rara, lo sé! Y muy egoísta por dejar plantados a mis amigos! Mea culpa! Y en las épocas peores de dinero unidas con eso, la monda! Total, que si no era por lo uno, era por lo otro pero al final y visto en perspectiva, siempre he tenido amistades con fecha de caducidad, como los yogures! jajaja. Y en esas andábamos cuando pufff! Enfermedad que te crió! Lo mejor para mantener amistades! Las pocas que creía tener, que más vale pocas y buenas que muchas y malas...pues en mi caso pocas y no de las mejores visto lo visto!!!! En un principio fue como si tuviera la lepra o algo contagioso porque espanté a todo el mundo. Mucho "ya iré a verte!" Mucho "ohhh! qué mal no?" Pero me tiré los primeros años más sola que la una, literalmente, con mis padres y ya. Lo mejor para ayudar a asimilar una enfermedad que sabes que siempre estará ahí, que nunca mejorará, que te está limitando ya en muchísimas cosas, que hay muchas cosas que no podrás volver a hacer y otras que será más que difícil que las hagas... Y de repente reaparecen un par de viejos amigos con los que hace mucho que no hablas porque te dicen que se van a casar, y durante un tiempo te llaman para tomar café... cuando coincide que tienen que venir por aquí a otras cosas pero no piensas en eso porque al menos se acuerdan de ti así que ponerse tiquismiquis como que no eh? Luego vienen los hijos y ya ni eso, como es lógico. La gente tiene sus vidas, sus novios, maridos, hijos y lógicamente todo cambia. Es el rumbo normal de las cosas. No para mi por lo visto, pero en general lo es. Y lo que no puedes pretender es que si estando bien, esa misma gente no hacía mucho caso y se desentendía de problemas, ahora fuera a cambiar algo. Porque es lógico que no. Y lo entiendo. A veces se me pasa por la cabeza que tampoco es tan tan incompatible un "cómo estás?" o un "cómo lo llevas?" Pero lo mismo es que sí... y bueno, si un día cada seis meses te dicen de salir a tomar un café, tú dices que sí si te encuentras más o menos bien, te esfuerzas por evitar rechazar nada encima de que se han acordado de ti. Pero te hacen sentir muchas veces como la buena acción del año. Aceptar cosas que ni te apetecen porque buff! encima de que surge una oportunidad de salir después de varios meses, vas a decir que no?? Es mejor no tener en cuenta que después de ese rato van a seguir ignorando realmente ni el cómo estás, ni cómo te sientes ni cómo te va. Es mejor esforzarte para no encerrarte en ti misma pero... y no te han encerrado de todos modos? Porque salir un par de horas no compensa el año entero que llevas tú con tu vida, calentándote el coco tú contigo misma porque no tienes a nadie con quien hablar de absolutamente nada, ni problemas, ni alegrías ni chorradas sin más. Nadie tampoco a quien contarle que tienes médico o lo que te ha dicho... simplemente esas cosas con mis padres, con ellos voy a todos lados, con ellos hablo...

Y por esto, perdonadme si me cuelo desahogándome por aquí y tampoco os penséis que estoy amargada que no eh? jajajaja. Tengo mis ratos pero estoy lejos de estar amargada. Con miedo? Sí. Cansada? También. Pero no amargada. Y con todo eso que he contado, quizá entendáis un poquito mejor el porqué me dolió tanto ayer lo del concierto. Me sigue doliendo pero bueno, el truco para seguir adelante es no esperar nada de nadie. Eso te lleva a la parte del miedo, jajaja, pero bueno, para ir tirando, ayuda ;)