martes, 26 de enero de 2016

ÚLTIMA HORA!!! CRISIS EN TODA REGLA

Habéis leído alguna vez 'Cuento de Navidad', de Dickens? Si! Donde aparecen el fantasma de las Navdades pasadas, el fantasma de las Navidades presentes y el fantasma de las Navidades futuras. Pues yo he acogido con los brazos abiertos a un primo lejano... (Primos lejanos... esa serie molaba también!) al fantasmita de la fatiga. Pero al de la fatiga incapacitante, no lo confundáis con su primo hermano, el fantasmita del cansancio! Yo hasta hace poco sólo lo conocía más de oídas que de otra cosa. Sí, me lo habían presentado pero no habíamos tenido el gusto de coincidir en demasiadas ocasiones. Pero no, éste es otro. Había oído hablar de él pero desde este verano pasado empezó a convertirse en un baboso que no te quitas de encima ni con lejía. De forma intermitente logré que medio me dejara en paz pero madre mía!!!! La insistencia es lo suyo!!!!! En las últimas semanas se ha convertido como en el familiar plasta que se te encasqueta en casa, se apalanca allí y no hay forma de que mueva el culo para na'! No te deja hacer nada de nada! Que quieres levantarte? El se mete contigo en la cama, te canta unas nanas y venga a seguir durmiendo! Que quieres levantarte y aprovechar para preparar alguna clase o algo así, lo cual ya te cuesta un gran esfuerzo, sangre y sudor? y lágrimas, que no se me olvide! Pues ahí que se mete él, con todo su morro, y yo no sé qué hace pero te absorbe la energía así en plan vampiro y consigue que tu mente quiera hacer cosas pero el cuerpo vaya a su bola y lo único que quiere es sentarse y no hacer nada! De verdad, cómo lo hace? Quieres ponerte a leer porque te empeñas en superar el sueño ése que te ha metido en el cuerpo, y vale, tiene pequeños detalles en los que te deja... con el cerebro empanao, pero te deja... Pero otras veces se pone de un posesivo que no puede ser ni bueno y  ni eso te permite hacer. Uyyyyy, y cuando tienes que dar clases? Sería de buena educación dejarme y salir a respirar el aire puro del campo o algo así, no? Pues no! Ahí que se queda él, a tu ladito! Claro, se ve que cuanto más cerca, más energía puede absorber. Y tú haces unos esfuerzos sobrehumanos por estar hasta simpática, que los niños  no noten su presencia... Pero cuanto más intentas tú concentrarte, más esfuerzos hace el por que te sea imposible centrarte y te llena la cabeza como de un caos sumado al sueño que no te ha quitado en todo el día! Total, que cuando la clase se acaba sólo te queda dar gracias por haber sobrevivido y lo más alucinante de todo! sin que  los niños se hayan dado cuenta! Bueno, del sueño sí pero ya están acostumbrados. Y de ahí directamente a cambiarte y subirte a intentar leer. Al menos si el señorito lo permite. Realmente lo que lleva todo el día diciendo de forma sutil es: acuéstate! acuéstate! Pero a ti no te da la gana. Ya bastante estás desperdiciando tu día como para desperdiciarlo sobando más de lo que debes. Así que te subes, te pones calentita y coges tu libro porque no das pa'más gracias a este ingrato familiar. La cuestión es el esfuerzo que tienes que hacer por mantener los ojos abiertos. Hay que cazar al vuelo esos momentos! Pero él siempre a mi lado eh? No se separa ni para beber un vaso de agua. Qué familia más rarita! Y las noches? Las noches que son lo mío? Cuando más me espabilo y mejor me siento? Pues nada, que se empeña en fastidiarme hasta eso y me veo yéndome a la cama a unas horas intempestivas... para mí (normales para la gente normal) y quedándome dormida nada más caer en la cama. Y eso a qué viene? Y encima levantándome a unas horas más intempestivas de mis ya de por sí  intempestivas horas. 

A veces hasta parece que se relaja un poco y aún sintiendo su presencia, tiene sus momentos en que hace un kit kat temporal... 

Ah! Me olvidaba! Mi pariente es calvo!