lunes, 2 de noviembre de 2015

SOÑAR ES GRATIS... Y DOLOROSO...

¡Qué día más bonito y soleado hace nada más despertar! No es precisamente temprano, como suele ser habitual. Me desperezo en la cama y tras la rutina diaria, me visto, me arreglo y me bajo al cuarto de estar. Desayuno mi batido de frutas mientras le "robo" el portátil a mi madre para leer periódicos. Más rutina. Y leo un artículo nada profundo. Simplemente hablan de un producto y sus ventajas. Champú sólido. En piedra, como los que se usan para lavarse las manos. Unos jaboncitos muy cucos. Suena interesante. Nunca había oído hablar de nada semejante. ¿Y si me fuera bien? Porque esos se supone que no tienen parabenos y demás ingredientes y mi pelo parece que se lleva mal con los champús que encuentras en los supermercados. Por probar no perdería nada. ¡Decidido! Esta tarde cogeré el autobús para ir a la capital. En algún sitio los encontraré. Ya tengo plan para hoy. Almorzaré, me vestiré y me pondré guapa. Nunca me ha gustado demasiado salir yo sola pero bah! haré una excepción hoy. Llegaré y me pondré en modo "busca y captura". No tengo ni la más remota idea de por dónde empezar a buscar, pero será toda una aventura. Ya ni recuerdo la última vez que estuve pateando la ciudad. Estoy convencida de que merecerá la pena. Porque además, aunque no los encuentre, podré bichear la capital, ver tiendas, ver gente...

..........

              .........


                         ...........

                                                               
         
                         

¡Ups! ¡Me olvidaba! ¡Que tú no puedes hacer eso! Tendrás que esperar a salir con tu madre, y con un poco de suerte, encontrarlos. Después de 7 años ya estarás acostumbrada, ¿no?