viernes, 6 de diciembre de 2013

ME EMPIEZO A SENTIR "NAVIDEÑA"

Ahhh! Justo ahora me siento de invierno-navidad, jajaja. Triste, perdida, con ganas de llorar (ganas sólo que no puedo hacerlo... mis padres!), sola, recluida, con mi vida pasando de largo... Cierto es que si no salgo es básicamente porque no tengo con quien. Hoy tenía a una "amiga" (lo pongo entre comillas porque es alguien con quien hablo por whatsapp de vez en cuando de cosas intrascendentes. Esa es la relación que tengo con las pocas personas a las que llamo "amigos". Una relación en la que se obvia mi situación y en la que he de fingir que todo va bien si no quiero espantarlos, que ya sería lo que me faltaba!!! jajaja) que vive fuera y estaba aquí. Me dijo de quedar y yo quería! Pero es que estoy con un trancazo impresionante y teniendo en cuenta que la medicación que tengo me baja las defensas muy mucho, que en Granada hace mucho frío, y que no me apetece demasiado ponerme peor y que me de fiebre dada la experiencia de la última vez, tomé la decisión de no jugármela por tomarme una tónica y ya. Una tontería? Puede. De hecho me siento como si lo fuera aunque sepa que no lo es. También sé que aunque hubiera ido, mi vida no iba a sufrir un cambio sustancial. Ya quedaré cuando vuelva a venir, ella siempre me avisa. Y si me pongo mala, eso queda para mí sólo y para mis padres así que, merece la pena? No. Pero es triste, la verdad. Es triste que todo  quede para mí y que la única versión válida  puertas afuera sea la de que todo va bien. Absolutamente todo. Y la verdad es que nada absolutamente va bien. Por mucho que sonría, que ría, que tenga sentido del humor, que bromee, que intente ver las cosas de forma positiva... Es triste estar llorando y escribiendo "jajaja" por el whatsapp. Y no dejar de pensar que la culpa es tuya. La culpa de que la gente no te haya apoyado cuando has tenido problemas económicos (eso es casi siempre, jajaja), o de que no haya habido nadie ahí para contarle cómo te sientes cuando ingresan a tu padre en el hospital y le diagnostican algo de corazón muy grave o a tu madre algo tan común como artrosis generalizada  pero con el atenuante de que es tu cuidadora y eso te hace sentirte una carga que además sirve de poca ayuda. La culpa de que la gente se haya aburrido de ti desde que tienes esta enfermedad porque no puedo ni ir a los sitios a los que van ni hacer las cosas que hacen. No sé lo que he hecho mal pero obviamente algo has hecho mal. Pero estoy ya en un momento, en una encrucijada, en que tienes que decidir si cuentas algo de los problemas de verdad o si mientes como un bellaco y sigues fingiendo que todo va perfecto y respondes a todo que bien, perfecto, jaja jiji... Y esto último es lo que parece preferir todo el mundo y le estoy cogiendo ya manejo! Tampoco es que fuera a ponerme a contar mis penas así sin más eh? Nunca ha sido mi estilo pero mi nuevo estilo mola más! Cómo estás? bien! Qué tal en casa? bien! tirando... (para darle algo más de realismo!). Qué tal tus padres? Bien! Como siempre! Y tu padre? (por lo del corazón...pero como no quieren saber mucho de lo mío, de lo de mi padre ya ni en broma! :P) más o menos como siempre (tampoco saben en qué consiste ese "como siempre" pero les vale por lo visto). Y el juicio? (de mi padre para que lo jubilen) uff! mal, hay que recurrir. Y esa suelen ser las preguntas y las contestaciones, con pocas alteraciones, a las que se reducen mis conversaciones, jajaja. No se puede decir que de demasiada información que atosigue ni que de pena no? Me siento como si rellenara un formulario... intento responder y si alguien quiere interesarse de verdad, ya lo hará no? Es que de verdad que ya no sé como contestar. Si digo la verdad aunque sea en su modalidad abreviada, no es nada que la gente quiera escuchar. Si no digo la verdad, siento que miento. Pero a las pocas poquísimas personas con las que hablo vía whatsapp no quiero perderlas, me hacen sentir que al menos tengo contacto con algún ser humano.